Entrevista a Josefina Arroyo. Poeta.

“‘¡Sos una mentirosa!”me dijo, “¡Mañana venís con tu mamá!’ lejos de ofenderme me puse contenta porque pensé, si me dice esto es porque lo que escribí está tan bien como yo creía”

Josefina Arroyo nace en Buenos Aires en el barrio de Nuñez en el año 1937, pero su vida artística nació con un llamado de atención de una maestra que dudaba, que ella con tan corta edad, pudiera escribir tan lindo. 

En el seno de una familia trabajadora y ya de muy joven se va dando cuenta que le gusta la poesía y sobre todo escribir. Pese a encontrar resistencias por parte de su familia, se las rebusca para poder avanzar hasta lograr un objetivo que se había trazado a temprana edad: ser periodista. Es residente del Hogar San Martín desde el 2017 y tuvimos la oportunidad de conversar con ella para que nos cuente sus inicios y trayectoria.

Entrevistador: Andrés Barra
Josefina Arroyo: Poeta y residente del Hogar San Martín

“cuando fuí al colegio y la maestra nos explicó cómo era hacer una composición y me pareció maravilloso entonces me puse a hacerlo enseguida”

Cómo fue que empezaste con las poesías?

Cuando fuí al colegio y la maestra nos explicó cómo era hacer una composición y me pareció maravilloso entonces me puse a hacerlo enseguida, eso me parecía que era lo que había ido a aprender a ese lugar, la escuela Tomás Manuel de Anchorena donde hice todo el primario. Estaba en segundo grado ya había aprendido a escribir las primeras letras pero todavía no sabía armar oraciones, cuando nos explicó la maestra como era armar oraciones, y que a partir de eso se podía hacer una composición de ahí me fui a casa y me puse a escribir enseguida. Le iba leyendo a mi madre renglón por renglón. Inclusive ya corregía yo misma si estaba bien o no presentado en aquella época. Mi madre estaba en la cocina todo el día porque mi padre la tenía al trote con 5 hijos, mucha bola no me podía dar, no me llevaba mucho el apunte con las cosas del colegio porque estaba segura de que yo hacía la tarea y la hacía bien. Se dió cuenta que yo no necesitaba ayuda en nada pero me gustaba comentarle. El día que llevé escrita una composición la maestra me dijo: ¿Quién te escribió esta composición? “¡Sos una mentirosa!”me dijo, “¡Mañana venis con tu mama!” lejos de ofenderme me puse contenta porque me dije, si me dice eso es porque está tan bien como yo pienso”, entonces al otro dia fuí con mi madre y todavía me dijo, “¿Estas segura que es por eso que me llaman? Si esta composición está bien ¿Por qué tengo que ir?”. “La señorita quiere que vayas porque no me cree que yo escribí, y vos sabes que estuve con vos y la escribí yo”, le contesté

“Entonces me fui a casa y me puse a escribir enseguida”

Cuando mi madre se presentó al en la escuela dijo “Mire a mi no me da ningún trabajo (mi hija), y me llama la atención que usted me llamara, porque sé que ella está bien en todo lo que hace y se porta bien”. A lo que la la maestra le responde: “no era justamente para hablar de eso, sino consultarle si usted no está segura de que alguien le haya escrito la composición aunque usted no haya intervenido?”, “¡A mi casa no viene nadie!” Le contestaba mi madre. Nadie la pudo haber ayudado es más ella iba escribiendo renglón por renglón y yo estaba ocupada y si ella decía que estaba bien estaba bien.
Entonces la maestra le leyó a mi madre y ella dijo “No entiendo nada”. La maestra se convenció “Esto está tan bien que parece que lo escribió otra persona. Pero le aclaró que todo tenía que nacer del chico. Aunque le insistían dudando “si usted está tan ocupada con las cosas de la casa puede ser que no se de cuenta y alguien la está ayudando”. Mire, cansada ya mi madre de discutir le dice “tiene a sus hermanos, pero son tan vagos que me parece que dentro de poco ella va a ser quien les haga los deberes”. Entonces la maestra replicó “esta chica va a ser escritora”

“Mira Papá, yo quiero seguir estudiando porque quiero ser periodista” Le dije una vez. Me miró con cara de… me cargaba y me dijo “Mirá, los periodistas son hombres…”

Después fuiste a la secundaria? 

Apenas termine el primario mi padre no quería que no haga otra cosa que no sea casarme. yo dije que no, cuando yo terminé el secundario puede ser. “Mira Papá yo quiero seguir estudiando porque quiero ser periodista” Le dije una vez. Me miró con cara de… me cargaba y me dijo “Mirá, los periodistas son hombres y no hay escuela de periodismo para mujeres”. Yo pensaba que si había facultad de médicos, de abogados, debe haber una de periodistas. “Mirá los periodistas son hombres y salen en la tele y las mujeres se casan y lavan los platos” me decía mi padre. Yo muy adentro lo mande al carajo. Pensaba. “Este es el concepto que tenés vos de mujer?”, “Las mujeres se casan lavan los platos porque todas las mujeres que estudian terminan en la falda de sus jefes” agregaba mi papá. ¿De dónde lo sacó? no sé. Para él si una mujer no se casaba enseguida era una prostituta. Es un poco el espíritu de aquella época. 

Persiste hoy en día para vos? 

Seguramente, pero hoy en día la mujer paso al frente y los hombres creyendo que estaba todo hecho creyendo que con ser machos alcanzaba, la mujer lo pasó. Después con el tiempo se dieron cuenta que la mujer se preocupó por estudiar, y estudiaba, no era en joda, estudiaba en serio, entonces ese fue mi caso. Yo me puse a estudiar y mi padre siempre en contra entonces pensaba de bronca me voy a embarazar así le doy el gusto y decirle “tomá ahora crialo vos”. Y después pensé, me voy a joder yo. Nos llevábamos muy mal porque él no concebía una mujer como yo.

E: Vos eras la única hija mujer en la familia?

Si, y mis hermanos no estudiaban, yo estudiaba todo el día imagínate Y ellos también me hacían la contra porque ellos tampoco querían que yo supiera más que ellos, pero tampoco se preocupaban por querer saber más. 

Y hasta el final de la vida con el que mejor me llevé bien fue con el segundo de los mayores, creo que era el que tenía un poco más abierta la cabeza. Ellos no se daban cuenta que yo era una mujer distinta que yo no era esa mujer que lavaba los platos como. Ellos siempre me decían que tenga cuidado, tenían miedo que me embaracen, “en cualquier momento apareces embarazada” me decían. Yo les contestaba Mira así como soy inteligente, si no quieres tener un hijo tenes que cuidarte y tenes que averiguar todas las cosas que hay para evitarlo.

“Tenía un tío Judío, era carnicero, David Urbandt se llamaba. Tenía una biblioteca grande y para mi era un intelectual, carnicero pero muy especial… le gustaba mucho leer”.

¿Cómo hiciste para continuar en ese ambiente tan contrario a tus intereses?

Tenía un tío Judío, era carnicero, David Urbandt se llamaba. Tenía una biblioteca grande y para mi era un intelectual, carnicero pero muy especial, porque llegó a ser el que que distribuía en todos los bares y restaurantes del barrio de once… Y le gustaba mucho leer. Yo lo iba a buscar al mercado y nos íbamos a comer, tanto que mi tía se enojó cuando se enteró, pensó que yo lo buscaba a mi tío con otros fines, entonces le dije que si ese es su pensamiento eso era ella. “¿Pensas que un hombre solo puede estar para hablar de sexo? ¡Vos tenes un marido inteligente que no te lo mereces!” Le dije alzando la voz

Le dijiste todo eso…

Yo no tenía pelos en la lengua…  yo lo iba a buscar al negocio, nos íbamos a comer por ahí cerca, y siempre charlabamos y él fue un buen referente porque me ayudó mucho, ya que con mi padre me llevaba pésimo.
En la secundaria como alumna era bastante mala, en contabilidad y matemática me iba mal, tampoco me preocupé por aparecer en el cuadro de honor, con mis amigas decíamos que no estábamos en la parte de adelante sino en la parte de atrás. Teníamos otra manera de pensar.

Y en la universidad?

Fui al Instituto Grafotécnico en Suipacha y Cerrito, ahí quedaba, donde había una escuela de periodismo. Había una universidad de Periodismo en la provincia de Buenos Aires, pero los que nacen siendo `personajes` nacen pensando que (esas instituciones educativas) son poco para lo que ellos quieren y a mi me pareció eso también, siempre tuve maestros y profesores que me ayudaron mucho de todas maneras. 
La señora Maria Esther de la Peña Mitre que tuve la posibilidad de ser su amiga hasta el día de su muerte, tanto que su familia pensó que yo me iba a vivir con ella con otros fines, también escribía, era muy buena, entonces la incentive a que escriba más y publique, y terminó haciendo dos libros. 

¿Qué estilo hacia ella? 

Estábamos con la poesía moderna, aunque algunas escuelas todavía estaban con la poesía con métrica y rima, quedaban extraordinarias, pero no tenían mucho pensamiento, sólo rimaban. Las nuestras eran más de pensamiento filosóficas, no sólo decíamos pavadas. La filosofía es una sola para mi, antes un poema era… Alfonsina Storni por ejemplo:  el más conocido, me lo se de memoria, Tu me quieres blanca , era uno de los poemas más atrevidos, vos fijate (y Josefina se pone a recitar) 

Tú me quieres alba,
Me quieres de espumas, 
Me quieres de nácar. 
Que sea azucena 
Sobre todas, casta. 
De perfume tenue. 
Corola cerrada” 

Pero hay una parte donde ella se rebela:  

No sé todavía
Por cuáles milagros,
Me pretendes blanca

Es un poema muy atrevido para aquella época, porque es como que le contesta que soy mas p*** que las arañas, antes una mujer así era muy controvertida para la época. Imaginate que ella había tenido un hijo de soltera, era maestra y no la tomaban en ningún colegio. En algunos lugares para poder trabajar tenía que ocultar a su hijo. Hoy a lo mejor muchas mujeres no tienen hijos porque no les interesa tenerlos… tuve el privilegio de ser amigo de su hijo, Alejandro, y me contaba muchas cosas, una que una vez escribió un poema y se lo mostró a la mamá y le dijo: “mirá eso no es nada, es menos que nada”, y le dije, si no le hubieses mostrado lo que escribías a tu mamá hubieses sido poeta, pero bueno a lo mejor querías ser como tu mamá y no es así. Tampoco fue una gran escritora, para mi era mejor Olga Orozco, de quien tuve el privilegio de tener su amistad.

¿Qué destacas de Olga?

Ella tiene una poesía filosófica, y que ella me haya dicho que yo era la mejor poeta fue el mejor regalo de mi vida, porque ni ella ni yo escribíamos “versitos de caramelos”, sino que teníamos contenido y pensamiento más allá de la métrica y la rima. Por ejemplo José Hernández tenía métrica rima y un contenido maravilloso. Borges, más que poeta fue escritor, mejor escritor que poeta. Pero Olga Orozco influenció mucho en mi estilo. Encima ella no se callaba para nada, no tenía pelos en la lengua

“…en mi casa estaban en contra de que yo me dedicara a la poesía. Entonces resultaba imposible. Empezamos haciendo un rancho a parte con mis amigos, con otros poetas y lectores que teníamos afinidad.” 

Contame de los Cafes literarios

Yo estaba haciendo café literario sin saberlo, por lo general antes había más encuentros en casas, pero las casas eran muy chicas y no entrabamos todos. Y además en mi casa estaban en contra de que yo me dedicara a la poesía. Entonces resultaba imposible. Después todos terminaron haciendo eso. Empezamos haciendo un rancho a parte con mis amigos, con otros poetas y lectores que teníamos afinidad en los cafés y confiterías. 
El primer café literario que fuí fue en la calle Pueyrredón y Juncal, iba a comer, pero después empezaron con la costumbre de tener diarios, no eran diarios para el público, sino que le pedía al dueño su diario. En la confitería el Águila también hacíamos café literario. Hasta hace poco antes de entrar al hogar, la gente me buscaba porque ya había pasado ser importante sin haberme dado cuenta, ya estaba instalada con la idea de que era quien armaba la los café literarios por mi experiencia de haber armado el Café Literario de Buenos Aires. En Buenos Aires no había, había en muy pocos países, y eran muy exclusivos, en Francia, en Italia y en España. Tengo la amistad de María Codama, la viuda de Borges, cuando me hicieron un homenaje estuvo ella. 

Actualmente seguís escribiendo?

No, no estoy escribiendo, no estoy con actividad literaria. Pero gracias a la poesía tuve una vida muy especial, porque no me interesaban los comunes. La tengo puesta a la poesía, la llevo conmigo, así pude tener cerca a mis pares, los pares aparecieron solos. 

La tengo puesta a la poesía, la llevo conmigo, así pude tener cerca a mis pares, los pares aparecieron solos”. 

Homenaje: 

Homenaje a la poeta Josefina Arroyo ….51 años de su café literario de Buenos Aires….””

Publicado por La dama de Bollini en Lunes, 23 de septiembre de 2019

Nota en La nación:

https://www.lanacion.com.ar/cultura/actualidad-literaria-nid458338

Blog con algunos de sus poemas:

http://apoatocadosporelrayo.blogspot.com/2015/07/arroyo-josefina.html

Homenaje a Josefina Arroyo
Visits: 410